noviembre 29, 2022

Consejos de almacenamiento de materiales y gestión de residuos

La ley establece que debe mantener todas las partes de la obra en «buen estado» y todos los lugares de trabajo limpios. El objetivo es lograr lo que suele denominarse un buen nivel de «limpieza» en toda la obra.

Además, todos los contratistas deben planificar, gestionar y supervisar su trabajo para que se realice de forma segura y sin riesgos para la salud. Esto incluye una cuidadosa planificación de cómo se mantendrá el orden en la obra y la gestión activa de las tareas domésticas.

El nivel de limpieza que se consiga en la obra dependerá de su eficacia:

  • Almacenamiento de materiales
  • La gestión de los residuos

Lo que hay que saber

Cada año, alrededor de 1.000 tropiezos o resbalones en las obras de construcción implican la fractura de huesos o la dislocación de articulaciones.
Estos incidentes pueden causar una incapacidad permanente y tener un gran impacto tanto en el trabajo como en la vida personal. Muchos de ellos se producen simplemente porque hay algo en el camino de la persona, como materiales de construcción o residuos.

Recuerde: una gestión sensata de los materiales puede reducir los residuos y los costes, al tiempo que mejora la seguridad de la obra y ayuda a proteger el medio ambiente.

Almacenamiento de materiales

El almacenamiento seguro y eficaz de los materiales depende de una buena cooperación y coordinación entre todas las partes implicadas, incluidos el cliente, los contratistas, los proveedores y los profesionales de la construcción.

En todos los proyectos, las disposiciones para el almacenamiento de materiales deben ser discutidas y acordadas entre los contratistas y el cliente del proyecto. Los proyectos de mayor envergadura que deban notificarse deberán incluir en el plan de la fase de construcción las disposiciones relativas al almacenamiento de materiales.

Consejos para el almacenamiento de materiales en proyectos pequeños:

  • Zonas de almacenamiento: designe zonas de almacenamiento para las instalaciones, los materiales, los residuos, las sustancias inflamables, como los plásticos espumados, los líquidos y gases inflamables, como el propano, y las sustancias peligrosas, como los plaguicidas y los productos químicos para el tratamiento de la madera;
  • Vías peatonales: no permita que el almacenamiento se «extienda» de forma incontrolada hacia los senderos y otras vías peatonales. No almacene materiales donde obstruyan las rutas de acceso o donde puedan interferir con la salida de emergencia;
  • Materiales inflamables: por lo general, deberán almacenarse lejos de otros materiales y protegidos de una ignición accidental;
  • Almacenamiento en altura: si los materiales se almacenan en altura, por ejemplo, en la parte superior de un contenedor, asegúrese de que existen las barandillas necesarias en caso de que las personas puedan caerse al apilar o recoger materiales o equipos;
  • Orden: mantenga todas las zonas de almacenamiento ordenadas, ya sea en el recinto principal o en la propia obra; y
  • Entregas: planifique las entregas para reducir al mínimo la cantidad de materiales en la obra.
    Gestión de residuos

Según Transferdez existen otras leyes que regulan la correcta eliminación de los residuos, desde los de bajo riesgo hasta los peligrosos. Estas leyes son aplicadas por la Agencia de Medio Ambiente y las autoridades locales.

Sin embargo, todos los residuos producidos pueden suponer un verdadero peligro para la seguridad de los trabajadores de la obra si no se gestionan adecuadamente a lo largo del proyecto. Es necesario decidir en una fase temprana:

  • Cómo – los flujos de residuos producidos durante las obras se gestionarán de forma oportuna y eficaz; y
  • Quién – es responsable de la recogida y eliminación de los residuos específicos producidos en la obra. Los problemas suelen surgir cuando no se aclaran las obligaciones de la empresa y de cada uno antes de que comiencen las obras.

Consejos para la gestión de residuos en proyectos pequeños:

  • Materiales inflamables: asegúrese de que todos los materiales de desecho inflamables (como embalajes y recortes de madera) se retiran regularmente para reducir el riesgo de incendio;
  • Zonas de trabajo: haga que la limpieza de los residuos sea una prioridad para todos los oficios. Compruebe que todo el mundo es consciente de lo que se requiere que se haga;
  • Cubos de basura: los materiales de desecho deben almacenarse de forma segura antes de su retirada de la obra, por lo que hay que dejar espacio suficiente para los cubos de basura y los contenedores, etc. Planifique dónde pueden colocarse los contenedores y con qué frecuencia deben recogerse;
  • Residuos en el interior de los edificios: considere los residuos generados en el interior del edificio y si necesita disponer de contenedores con ruedas o tolvas, etc., para poder sacarlos del edificio de forma segura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *