junio 16, 2024

Cómo seleccionar frutas y hortalizas frescas

No hay nada más frustrante que cortar una sandía verde brillante y encontrarse con un interior pálido y poco apetecible. O quizás esté acostumbrado a traer a casa un cartón de arándanos para que se estropeen por la mañana. En Tienda Trops hacemos todo lo posible para asegurarnos de que nuestros productos se entregan en el momento justo para que los compradores tengan una gran variedad de verduras y frutas frescas entre las que elegir. Sin embargo, hay algunos trucos que puede guardarse en el bolsillo para que su visita a la sección de frutas y verduras sea lo menos estresante y lo más satisfactoria posible. He aquí algunos de nuestros consejos sobre cómo seleccionar frutas y verduras frescas.

Factores a tener en cuenta al elegir frutas y verduras

Antes de empezar a elegir entre sus manzanas golden delicious favoritas o a clasificar los frondosos manojos de lechuga, hay que tener en cuenta algunas cosas clave. Es importante saber que la mayoría de las granjas comerciales recogen la fruta y la verdura mucho antes de que madure para que lleguen al supermercado en su punto óptimo de frescura. Sin embargo, tus sentidos son los que más influyen a la hora de identificar las mejores frutas y verduras, y tendrás que usar las manos, los ojos y el olfato.

¿Cómo saber si una fruta está madura?

Cuando busque fruta fresca en la sección de frutas y verduras, hay algunos aspectos clave que debe tener en cuenta y que no varían de una fruta a otra: firmeza al tacto, colores vivos y un aroma ligeramente dulce (aunque no exagerado). Aunque todos estos son indicadores estándar de madurez, hay otros factores a tener en cuenta:

  • Manzanas, peras y frutas de hueso: inspeccione la superficie y evite las que muestren magulladuras o abolladuras, ya que este tipo de daños provocan una putrefacción más rápida.
  • Plátanos: los plátanos maduros son amarillos con motas marrones; demasiado marrón indica que la fruta está demasiado madura. Los plátanos verdes pueden comprarse, siempre que no piense comerlos inmediatamente.
  • Bayas: cuando compre arándanos, fresas o moras, abra la caja y compruebe si hay signos de fugas o moho. Las fresas aún deben tener la tapa con hojas y no deben tener manchas sin semillas.
  • Melones: las sandías enteras, los melones cantalupos y los melones dulces deben parecer algo más pesados de lo que aparentan, lo que indica que están jugosos. No se asuste si una pequeña zona de la piel tiene cicatrices, simplemente significa que ese era el lugar de descanso de la fruta cuando estaba en la vid.
  • Cítricos: al igual que los melones, los cítricos como pomelos, limones y naranjas deben parecer más pesados de lo que aparentan. La piel debe tener un color uniforme y carecer de vetas amarillas o blancas.
  • Piña: las piñas enteras deben ser pesadas para su tamaño y tener hojas crujientes. Las piñas tienen uno de los aromas más intensos de todas las frutas. Debe oler fragantemente dulce.
  • Melones: las sandías enteras, los melones cantalupos y los melones dulces deben parecer algo más pesados de lo que aparentan, lo que indica que están jugosos. No se asuste si una pequeña zona de la piel tiene cicatrices, simplemente significa que ese era el lugar de descanso de la fruta cuando estaba en la vid.
  • Cerezas: las cerezas deben ser gordas, de color intenso y vibrante, sin magulladuras ni abolladuras. Evite comprar las que no tengan rabito, a menos que vaya a comérselas inmediatamente.