noviembre 25, 2022

Consejos para vivir de forma ecológica todo el año

Desde hace 50 años, el Día de la Tierra (22 de abril) es celebrado por miles de millones de personas en todo el mundo. Este día marca un momento para que los individuos, las empresas y las instituciones se unan para promover la conciencia ambiental.

Un futuro verde es un futuro próspero. Como cuidadores de este planeta, tenemos la responsabilidad de ayudar a proteger nuestros recursos naturales para las generaciones venideras. Eso significa adoptar prácticas de vida más ecológicas todos los días, no sólo el día de la Tierra.

Encontrar formas de conservar los recursos en nuestra vida cotidiana puede tener un gran impacto con el tiempo. Haz que toda la familia participe. Es una forma estupenda de enseñar a los niños lecciones importantes sobre responsabilidad y conservación.

Aquí hay ocho maneras fáciles de ser más verde en casa y ayudar a mantener el espíritu del día de la Tierra vivo todo el año:

1. Elimina los productos químicos tóxicos

Es posible que hayas oído la estadística de la EPA de que el aire interior está 10 veces más contaminado que el aire exterior (¡es verdad!) Esto se debe en parte a los productos químicos tóxicos que se encuentran en los limpiadores convencionales y otros productos.

Si nunca has pensado en esto, haz que este año empieces a hacerlo. Sustituye los limpiadores químicos por productos de limpieza ecológicos y menos tóxicos, como el limpiador multiuso Simple Green, certificado por la EPA.

Lo mismo ocurre con otros artículos de tus armarios y garaje, como detergentes, velas, fragancias, productos de cuidado corporal, etc. Sólo asegúrese de que cuando se deshaga de cualquier cosa peligrosa siga las directrices de la EPA para la gestión segura de los residuos peligrosos del hogar.

2. Reutilizar y reciclar

Antes de tirar algo, piensa si puedes darle un nuevo uso. ¿Podría reutilizar ese tarro como jardinera? O cede las cosas a tus amigos y familiares para que le den una nueva vida.

Separa la basura y recicla todo lo que puedas. Mejor aún, asigna esta tarea a uno de tus hijos. Es una forma estupenda de implicar a los más jóvenes en los esfuerzos de conservación de tu familia.

3. Ahorra agua y energía

Acostúmbrate a apagar las luces y desenchufar los aparatos cuando no los uses. Enseña a tus hijos a hacer lo mismo. A continuación, sustituye las luces por bombillas de bajo consumo para reducir realmente el uso de energía.

Empieza también a pensar en cómo tú y tu familia podéis utilizar menos agua. Dúchate menos. No riegue en exceso el césped ni haga funcionar los aspersores si ha llovido. Y arregle los grifos e inodoros que gotean.

4. Cambia a las bolsas reutilizables

Utilizar tus propias bolsas de la compra significa que no habrá más bolsas de plástico que acaben en un vertedero o en otros lugares donde la fauna pueda enredarse en ellas. Además, las bolsas de tela reutilizables son más resistentes que las de las tiendas, y es menos probable que se rompan o rasguen cuando se cargan artículos pesados.

Sabemos que puede ser difícil acordarse, así que guarda unas cuantas bolsas en el coche, en el bolso e incluso en la oficina. Así siempre tendrás una bolsa reutilizable al alcance de la mano cada vez que tengas que pasar por la tienda.

5. Conduce menos

El transporte es una de las mayores fuentes de contaminación por calentamiento global. Todo lo que puedas hacer para conducir menos, puede tener un efecto positivo en el medio ambiente.

Comparte el coche para ir al trabajo o a la escuela. Camina, monta en bicicleta o coge el transporte público para ir a la oficina o a la tienda si puedes. No sólo ayudarás al planeta, sino que también podrás quemar unas cuantas calorías más. Lo que nunca es malo en nuestro libro.

6. Envejece tu plato

Cambiar tu forma de comer también puede tener un impacto positivo en el medio ambiente. Elegir alimentos certificados como ecológicos significa que estás eligiendo alimentos cultivados sin pesticidas ni fertilizantes sintéticos que pueden dañar el planeta.

Comer menos carne es otra forma de ayudar al planeta. La producción de alimentos es responsable de entre un cuarto y un tercio de todas las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. La mayor parte se debe a la producción de carne. Prueba a hacer los «lunes sin carne» durante un tiempo e incorpora más platos de origen vegetal a tu menú semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *