mayo 17, 2024

Consejos para no tener miedo de ir al dentista

Antes de que puedas averiguar cómo deshacerte de tu miedo al dentista, tienes que reconocer y entender por qué está presente.

Después de pensarlo un poco, es posible que descubra que una causa o una combinación de factores es la culpable. Sigue estos consejos de  Clínica dental Urbina:

1. Dolor

Para muchos, existe la presunción de que el tratamiento dental es intrínsecamente doloroso. Pensar en el dolor provoca miedo en todo el mundo. Afortunadamente, las técnicas y tratamientos odontológicos modernos son mucho menos invasivos y mucho más suaves y cómodos que en el pasado. Además, un buen dentista hará todo lo posible para que el tratamiento no sea doloroso.

2. Pérdida de control y miedo a lo desconocido

Sentarse en el sillón del dentista pone nerviosas y claustrofóbicas a algunas personas. A otros les cuesta sentarse porque no están seguros de lo que va a pasar. No saber exactamente qué puede esperar y sentirse fuera de control puede ser inquietante. Hoy en día, las buenas clínicas dentales tienen en cuenta estos temores y ofrecen soluciones adecuadas.

Desde ventajas como antifaces, mantas y auriculares para ayudarle a relajarse, hasta explicaciones detalladas de lo que ocurrirá exactamente durante el tratamiento. Podemos utilizar una combinación de cosas para que su visita sea lo más agradable posible.

3. Vergüenza por el estado de tus dientes

Si la fobia al dentista durante muchos años le impide hacerse una revisión, lo más probable es que tenga problemas dentales importantes. Aunque sus dientes parezcan sanos, algunas personas temen «meterse en problemas» por haber tardado tanto en programar un examen, no cepillarse los dientes todos los días o ver signos de mala higiene bucal.

Sin embargo, ten en cuenta que cuanto más tarde vayas al dentista, más probabilidades tendrás de avergonzarte de tus dientes. Recuerde: nunca le juzgaremos ni le daremos lecciones sobre sus decisiones anteriores en materia de salud dental; sólo estamos aquí para ayudarle a conseguir una salud bucodental óptima.

4. Mala experiencia en el pasado

Sentimos decirlo, pero lamentablemente algunos dentistas no se toman el tiempo y el esfuerzo necesarios para ofrecer a los pacientes la mejor experiencia posible en la consulta. Si alguna vez ha acudido a un dentista de este tipo, quizá esa experiencia esté grabada en su memoria. Ya se trate de un tratamiento que no deseaba o con el que se sentía incómodo, este tipo de experiencias pueden hacerle recelar y provocarle fobia al dentista.

5. Te mereces más

La buena noticia es que hay dentistas y clínicas mejores. El truco está en encontrar y confiar en profesionales dentales honestos y fiables que le traten con respeto y compasión. En Policlínico Smile siempre empezamos con tratamientos no invasivos y sencillos para ir construyendo poco a poco una relación basada en la confianza y el respeto a tus sentimientos.