noviembre 30, 2022

Consejos para iniciarse en la música

Es un mal consejos que escuchamos a menudo… «Soy demasiado mayor para empezar a tocar música, debería haber empezado cuando tenía…». ¿Un complejo frente a los «niños prodigio» que tomaron el piano a los 3 años y compusieron sinfonías a los 6 entre dos concursos internacionales? La idea de que rápidamente es demasiado tarde para aprender es simplemente falsa. Eso sí, no se trata de convertirse en el nuevo prodigio del piano, sino de disfrutar…

En realidad, la mejor edad para empezar a tocar un instrumento es la edad a la que se empieza. Y su «curva de aprendizaje», por utilizar un término técnico, sólo depende de su motivación. Como puede ver, la edad ya no es una excusa. Sigue estos consejos de Escuela de Música centro La Fabrica:

¿Cómo elige su instrumento?

Cuando estás en un concierto, hay un instrumento del que no puedes apartar la vista. Te fascinan todos los gestos del músico. Es amor a primera vista. ¿Quieres aprender… batería, guitarra, ukelele?

Un pequeño consejo. Hay dos instrumentos perfectos para iniciarse en la música: la guitarra y el piano. ¿Por qué? Son los dos instrumentos de «referencia», que cuando los conoces un poco, te permiten «entender» rápidamente los otros, los que aún no tocas pero que pronto descubrirás. La guitarra y el piano son puntos de partida esenciales. Además, la guitarra tiene la ventaja de ser muy fácil de aprender (le pones ganas, digamos) y barata.

En cualquier caso, pronto te darás cuenta de que el gusanillo de la música es contagioso, así que hagas lo que hagas en tu viaje musical, seguirás descubriendo otros instrumentos. Lo ideal es que el primer instrumento te permita disfrutar y te enseñe los fundamentos de la música.

¿Solfeo o no?

Si no quieres oír hablar nunca de teoría musical (la palabra da miedo y sin embargo…), puedes empezar tocando la guitarra. Sí que se puede tocar la guitarra sin teoría musical, habla con todos los bluesmen de Nueva Orleans.

Por otro lado, la teoría de la música no es tan horrible como podría pensarse, al contrario, permite descubrir el mundo de la música y sus «convenciones». Sea curioso, ¡no son las lecciones de flauta de la vieja escuela!

¿Aprendo solo o con un profesor?

Le aconsejamos que busque un profesor. Probablemente haya muchos en tu ciudad. Puedes empezar por tu cuenta en casa, pero te arriesgas a desarrollar malos hábitos (malos gestos) y a desanimarte cuando empieces a tener dificultades. Lo que necesitas es un profesor. Verle jugar hace que quieras hacerlo, y él está ahí para guiarte por el buen camino.

Juega con regularidad

Este consejo podría resumirse en una frase: para progresar en la música, es mejor tocar 10 minutos al día que 3 horas seguidas cada dos semanas. ¿Por qué? Porque lo habrás olvidado todo. La repetición es la clave para empezar. Sus primeros pasos, sus primeros gestos, deben repetirse para que se graben en sus dedos y se vuelvan naturales…

Disfruta

Sólo hay una energía que te lleva muy lejos en la música: el placer. Si te divierte tocar los riffs de los Stones y descifrarlos por primera vez, ¡estás en el buen camino! Y el placer no hará más que aumentar.

De hecho, uno de los mayores placeres de un músico es salir de la habitación y tocar con otros. Si este deseo te hace cosquillas, genial, aprovecha la oportunidad. Tu progreso se multiplicará por diez y será aún más divertido.

Cuantos más seamos, mejor: ¡crea una banda!

Encontrar zikos

Seguro que tienes unos cuantos músicos a tu alrededor. ¿Los que te hicieron querer jugar? Si no escuchas el mismo tipo de música, hay una solución que te conviene perfectamente: Internet. La web está llena de sitios web de bandas que buscan músicos, principiantes o no, para iniciar o continuar la aventura de su banda. Podrás especificar tu nivel, tus gustos… Un imprescindible.

¿Dónde jugar para iniciarse en la música?

Para ensayar, debes saber que muchas ciudades disponen de salas de ensayo privadas, salas que se pueden alquilar por horas, a menudo bien equipadas. Esto le ahorra, especialmente al baterista, tener que llevar todo el equipo cada vez. Si no, pregunta en las escuelas de música, en las universidades… hay un montón de buenas ideas. Por último, ensaya en casa y ponte de acuerdo con tus vecinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *